1996 – Nacimiento

Somos el primer grupo de pacientes con trastornos en la reproducción de América Latina.

En el año 1995 se presentaron en el Congreso Argentino proyectos de Ley de Reproducción Asistida sumamente restrictivos y los pacientes sentimos la necesidad de luchar por nuestros derechos. Para ello, algunas parejas nos presentamos espontáneamente en los medios de comunicación para dar la opinión de los pacientes. Como consecuencia, muchas personas se comunicaron con nosotros y realizamos la primera reunión entre pacientes.

Frente a la falta de información y el tabú (que era el tema en esos momentos), poder encontrarnos fue un hecho fundamental. En esa época no podíamos hablar sobre lo que estábamos atravesando. Sentíamos tristeza y frustración por no poder tener a nuestros hijos como todos los demás; encontrarnos nos ayudó a entender que no estábamos solos.

En diciembre de ese año llevamos a cabo nuestro primer encuentro, con el objetivo de acompañar al que le pasaba lo mismo. Luego de las primeras reuniones espontáneas, se formalizó la figura de “asociación”.

Ya era 1996 cuando nació Concebir y, desde entonces, la realización de talleres de reflexión entre las personas que enfrentan la dificultad para concebir es lo que nos identifica a como una de nuestras principales actividades.

Trabajamos intensamente en la difusión de nuestra problemática, la infertilidad, a través de los medios de comunicación y de campañas públicas de concientización, contribuyendo a su comprensión y aceptación social.

2004 – Vacío legal

La preocupación por el vacío legal en el que se desarrollaban las TRHA en Argentina y la necesidad de acceso a los tratamientos para todas las personas que los requieren fue una de las luchas de Concebir desde su formación. Es por esto que presentamos cinco proyectos de ley sobre Fertilización Asistida, con el fin de ofrecer a los legisladores los criterios fundamentales de una ley que regule las técnicas pero no las limite.

Asimismo, esto dejaba desprotegidas a las personas que recurrían a las TRHA, ya que las empresas de medicina prepaga y obras sociales no atendían a los pacientes cuando los bebés habían sido concebidos por técnicas de fertilización asistida. En 2004, denunciamos el incumplimiento de lo establecido en el PMO (Plan Médico Obligatorio) sobre la atención del embarazo, parto y cuidado neonatal en la Subsecretaría de Defensa del Consumidor. A partir de esto, la Subsecretaría dictó una medida cautelar para que se respete el PMO.

2013 – Ley Nacional de Fertilización Asistida

Desde Concebir participamos continua y activamente en todo el proceso legislativo que culminó, luego de años de lucha, con la Sanción de la Ley Nacional 26862 de Cobertura de las TRHA en 2013.

Para eso, entre otras acciones, apoyamos la reforma del Código Civil, que entró en vigencia a partir de agosto del 2015 .

Al introducir la Ley el concepto de “derecho reproductivo”, fue posible el acceso a las TRHA de MSPE y PI. A pesar de este gran logro, todavía hay dificultades que intentamos superar juntos.

En el 2016, continuamos nuestra lucha por una Ley de Regulación de las TRHA y la creación de un Registro Nacional de Donantes y el reconocimiento del Derecho a la Identidad de los nacidos por las TRHA cuando se emplean gametas de terceros.

20 años

En estos 20 años, los cambios fueron muy significativos. Ante todo, notamos que la infertilidad y las técnicas de reproducción humana asistida (TRHA) ya no son un tema tabú, aunque todavía existan prejuicios y mitos en relación con la reproducción. Gracias a la información el tema está instalado en la sociedad.

Al principio, a las reuniones concurrían las mujeres solas. Con el correr de los años, se comenzó a entender la infertilidad como un problema de la pareja, y empezaron a venir hombres y mujeres, lo que permitió comprender los diferentes puntos de vista, las formas de afrontar el problema y las distintas sensaciones de ambos.

La incorporación de las nuevas configuraciones familiares nos llevó a ampliar la cantidad de talleres ofrecidos, por eso ahora tenemos un taller para Madres Solteras por Elección (MSPE) y para Parejas Igualitarias (PI).

También en estos 20 años hubo enormes progresos en la implementación de nuevas técnicas y tratamientos con evidencia científica, lo cual nos obliga continuamente a estar informados.

Nuestro aporte, nuestra contribución, nuestro trabajo va a continuar, porque siempre va a existir este deseo de formar una familia, a pesar de las dificultades.