La gestación por sustitución (GS) es una técnica de reproducción humana médi- camente asistida (TRHA) por medio de la cual una persona, denominada gestan- te, sin aportar su material genético (óvulos), lleva adelante un embarazo a partir de la transferencia de un embrión conformado con material genético de los futu- ros progenitores -comitentes- y/o de terceras personas, donantes de gametos. En uno u otro caso, es decir, con gametos propios de los comitentes o con gametos donados por terceras personas, el niño/a nacido de un procedimiento de GS tiene vínculos jurídicos de filiación con el/los comitente/s.

La gestación por sustitución (GS) en tanto procedimiento reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), permite que aquellas personas que quieren formar una familia y no pueden hacerlo por su imposibilidad de gestar y/o llevar a término un embarazo por razones de salud (infertilidad) o social (infertili- dad estructural), no vean cercenados sus derechos a la paternidad/maternidad y el mencionado derecho a formar una familia, en íntima conexión con el derecho a la salud y el derecho a beneficiarse de los avances científicos, reconocidos por la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales de rango Constitucional (conforme artículo 75, inciso 22 de la Constitución Nacional). En este sentido, se ha expresado con acierto que “No hay ninguna norma en la Constitución o en los instrumentos internacionales de derechos humanos que inhiba la gestación por sustitución. Al contrario, el principio pro persona expande la gestación por susti- tución en base “a los derechos a la vida privada y familiar (art. 11CADH), a la inte- gridad personal (art. 5 1 CADH), a la libertad personal (art. 7.1 CADH), a la igualdad y a no ser discriminado (art. 24 CADH) en cuanto al derecho a la maternidad y de conformar una familia, la que juega un papel central conforme art. 17 de la Con- vención Americana de Derechos Humanos”1.

El Anteproyecto de Reforma del Código Civil y Comercial, antecedente directo del Código Civil y Comercial (CCyC) vigente desde el 01/08/2015, receptaba la gestación por sustitución (art. 562 del Anteproyecto) como un supuesto especial de TRHA que requería, dada su complejidad, un proceso judicial previo a los fines de homologar los consentimientos de todas las partes intervinientes y determinar la filiación del niño/a nacido en cabeza de los comitentes. Pese a esta quita en el texto definitivo del Código Civil y Comercial, en la Argentina se presentan –y cada vez más- diferentes planteos judiciales que involucran este tipo de TRHA.

En este contexto de vacío legal y permisión judicial, se considera de suma utilidad elaborar una guía de buenas prácticas en materia de gestación por sustitución a los fines de unificar criterios y así, brindar seguridad, contención y respuesta a todos los involucrados ante una realidad social que no se puede evadir.

1. Gil Domínguez, Andrés, “La Gestación por Sustitución como derecho fundamen- tal y derecho humano”, en DFyP 2015 –diciembre-, 237.