DOCENCIA

En Concebir ofrecemos un espacio de formación para profesionales psicólogos y musicoterapeutas que deseen integrarse al equipo de profesionales de la Asociación Civil.

Quienes están interesados deben enviar su CV y carta de recomendación a la siguiente dirección de mail: equipopsicologia.concebir@gmail.com

Nuestro objetivo: Lograr que los profesionales de la salud mental adquieran las competencias necesarias para desempeñarse fehacientemente en espacios grupales con pacientes que tienen dificultades reproductivas a partir de una experiencia práctica que potencie dichas habilidades y una formación teórica que les permita adquirir los conocimientos necesarios para enfrentar con éxito los desafíos profesionales que este ámbito de inserción laboral conlleva.

Duración: Dos años.

Modalidad: El alumno deberá cursar dos veces al mes rotando, cada cuatrimestre, por cada uno de los talleres que ofrecemos.

Durante el primer año el alumno observará y realizará un registro textual de cada encuentro.

Durante el segundo año, colaborará en la confección de las síntesis de cada taller y en la coordinación de los mismos, bajo supervisión del psicólogo/musicoterapeuta a cargo.

Si la evaluación del proceso es positiva y los alumnos lo desean podrán ser incluidos, gradualmente, a partir del tercer año, en las tareas que realiza el equipo de psicología y musicoterapia.

Evaluación: Finalizado cada cuatrimestre el alumno deberá realizar un trabajo integrador de articulación teórico-práctico. Para sostener la regularidad, será obligatorio y excluyente cumplimentar con un 80% de asistencia anual (No más de dos ausencias en el año).

    CONVENIOS:

  • CONCEBIR-AIGLÉE
    • Con el objetivo de brindar un espacio de formación teórico-práctico sobre el rol del psicólogo en los talleres para pacientes con dificultades reproductivas CONCEBIR recibe, regularmente, a profesionales que se encuentran realizando la Carrera de Especialización en Psicoterapia Integrativa con orientación cognitiva. Resolución CONEAU Nº 80/15, 586/14 y 567/14 en la FUNDACIÓN AIGLÉ cuyo objetivo es el entrenamiento en habilidades terapéuticas y la adquisición de conocimiento de última generación en cada una de las especialidades.
  • CONCEBIR-FACULTAD DE PSICOLOGÍA,UNIVERSIDAD DE NUENOS AIRES
    • Con el objetivo de brindar un espacio de formación teórico-práctico sobre el rol del psicólogo en el ámbito de los talleres para pacientes con dificultades reproductivas CONCEBIR ofrece un espacio de formación práctica a los alumnos de la Práctica y Pasantía Profesional 824: EL rol del psicólogo en el ámbito de las Técnicas de Reproducción Humana Asistida de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires que tiene por objetivo generar las competencias profesionales que el psicólogo debe desarrollar para desempeñarse en equipos multidisciplinarios de salud reproductiva.
INVESTIGACIÓN EN CURSO

Integrantes

Mg. Flavia Andrea Navés

Licenciada Cecilia Andrea Moscuzza

Licenciada Gabriela Marta Barontini

Licenciada Mariana Thomás Moro

Licenciada Marcela Ferraris

Licenciada Irina María Szkolnik

Fundamentación

A lo largo de los años Concebir ha trabajado intensamente en pos de los derechos reproductivos de todas y todos.

En Junio de 2013 se sancionó la Ley Nacional 26.862 de “Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida” en la que se introduce el concepto de derecho reproductivo; concepto que permitió que las parejas igualitarias (PI) y las madres solteras por elección (MSPE) pudieran acceder a los tratamientos reproductivos. Más tarde, con la reforma del Código Civil y Comercial Argentino las Técnicas de Reproducción Humana Asistida (TRHA) se convirtieron en la tercera fuente de filiación junto a la adopción y a la filiación por naturaleza.

En el campo de la medicina reproductiva las técnicas de baja complejidad y técnicas de alta complejidad son mediaciones instrumentales que facilitan el acceso a la maternidad/paternidad. Las primeras son técnicas relativamente sencillas en las que se favorece la fecundación dentro del útero. La técnica más utilizada es la Inseminación Intrauterina. En cambio, en las segundas, la fecundación natural (dentro del útero) es reemplazada por la fecundación artificial in vitro; esto significa que la fecundación del óvulo por el espermatozoide se lleva a cabo en el laboratorio y el embrión resultante se introduce, posteriormente, en el útero de la mujer. De este tipo de técnicas se desprende la gestación por sustitución; técnica mediante la cual una persona llamada gestante, sin aportar su material genético (óvulos), lleva a delante un embarazo a partir de la transferencia del embrión conformado con el material genético (óvulos y espermatozoides) de los futuros padres (comitentes) y/o de terceras personas (donantes de gametos).

Si bien somos consientes que con gametos propios o donados el niño nacido por esta técnica posee vínculo jurídico de filiación con los comitentes, como profesionales de la salud mental, especialistas en medicina reproductiva, no podemos dejar de preguntarnos ¿Cuáles son los alcances de esta técnica en el campo de la subjetividad? ¿Qué grado de conocimiento o desconocimiento sobre esta técnica existe en la sociedad?

Ante la falta de una Ley integral de técnicas de reproducción humana médicamente asistida que regule el destino de los embriones crio-preservados, la creación del Registro Único de Donantes y la Gestación por Sustitución elaboramos, junto a todos los integrantes de CATRHA, “una Guía de Buenas Prácticas en materia de Gestación por Sustitución en Argentina a los fines de unificar los criterios y así, brindar seguridad, contención y respuesta a todos los involucrados ante una realidad social que no se puede evadir” (CATRHA, 2017). En ellas se plasmó la necesidad de la formación de equipos multidisciplinarios para trabajar en cada una de las fases que componen las dos etapas (pre-judicial y pos autorización judicial) en las que se lleva a delante el proceso de gestación por sustitución, evitar la existencia de agencias que esclavicen a las gestantes, garantizar mediante la intervención del juez los derechos de todas las partes y la filiación del niño por nacer respetando el consentimiento voluntario, libre e informado mediante el cual la gestante expresa su voluntad de no ser madre y los futuros padres (comitentes) expresan su voluntad procreacional.

En cada una de las etapas se espera del psicólogo una función determinada ¿Se encuentran los profesionales de la salud mental preparados para llevar a delante sus funciones con idoneidad? ¿Se respetan los derechos del niño por nacer a la hora de inscribir su filiación? ¿Sólo con una evaluación psicológica que determine criterios de inclusión/exclusión de la gestante alcanza? ¿Qué lugar tiene la gestante en el entramado familiar? ¿Los lazos familiares entre gestante y comitentes determinan la subjetividad del niño por venir?

A lo largo de la presente investigación esperamos dar respuesta a estos y otros interrogantes que puedan surgir durante el proceso con el objetivo de delimitar el rol del psicólogo y del musicoterapeuta en cada una de las etapas que conlleva la GS.